Marianne

92 páginas

El camino de la infancia hacia la sabiduría se revela difícil. Marianne ha transcendido la pena y ha encontrado su fuente de energía y de creatividad ayudándose de los obstáculos del pasado. La belleza del arte, de la buena gente de otras culturas y de la naturaleza le han ayudado a crecer. Cada experiencia es una gota de agua. Cuando todas se unen, el río se desborda en el mar y podemos dirigir nuestra mirada hacia un mundo mejor. Entonces, es posible escuchar sin juzgar, aceptar al otro con un amor sin fronteras, con una amistad universal. En el espejo de Marianne, al principio se ve tristeza, pero al final, en su rostro se refleja la felicidad de estar viva, de tener la suerte de poder viajar a cualquier sitio del mundo, sentir impulsos positivos y tener la decidida voluntad de compartir la paz y la alegría allende los mares.