Cuentos coreanos del siglo XX, Reseña

David Granado, desde su blog “La Gran Biblioteca de David”, reseña la selección de cuentos coreanos realizada por Kim Un-kyung: Cuentos coreanos del siglo XX.

Esta obra editada por Kim Un-Kyung contiene un total de diez cuentos o relatos de grandes autores coreanos de todo el siglo XX (hombres y mujeres). Primeramente vamos a hacer un comentario de cada una de estas obras, para luego dar una visión general del conjunto y del libro.
– La narrativa coreana contemporánea: el largo viaje hacia la libertad de Kim Un-kyung: Esto no es un relato sino la introducción a todo el libro. Su lectura es fundamental para poder entender todo el completo proceso no solo de la historia coreana sino también de su literatura. De todos los acontecimientos llaman la atención dos. El primero es cuando en 1894 hay una apertura de la sociedad coreana a la modernidad, y eso se nota en los relatos. El segundo se produjo entre 1910 y 1945 con la invasión japonesa. La literatura en esa época se convierte en un instrumento de resistencia al invasor. En resumidas cuentas, vemos la literatura coreana con una doble tarea: reformar la temática y estilísticamente la herencia recibida y adecuar su escritura a una estrategia de resistencia y de denuncia.
– Un día de suerte de Hyeon Jin-geon: El protagonista de este relato es Kim Cheomji, un hombre pobre que trabaja llevando un carro con pasajeros. Su mujer está muy enferma y tienen un bebé. En este relato aparece una geisha (en Corea estaba su equivalente en la kisaeng). Esta sale representada como una mujer muy maleducada (crítica a los japoneses). Aparece otro personaje, como es Chisan, el amigo de Kim. En este relato se habla de la miseria del pueblo coreano de bajo estrato y del gran problema del alcohol, pues el protagonista bebe hasta emborracharse. Además se trata sobre la violencia doméstica, pues Kim no para de insultar a su mujer moribunda.
– Primavera, primavera de Kim Yu-jung: Este relato es más bien un monólogo escrito en primera persona. Un campesino quiere casarse con una niña de 16 años, Chamsun, pero el suegro le dice que tiene que crecer más. En este vemos las costumbres de los coreanos de la época, especialmente la de que la mujer no podía hablar con el sexo opuesto. Además vemos la vida de los campesinos y sus comidas. Aquí también vemos el tema del maltrato (físico y verbal), pero esta vez del suegro hacia su futuro yerno. Por último, también la importancia de tener hijos varones para trabajar la tierra.
– Una súbita lluvia de Hwang Sun-won: Narra los diversos encuentros entre un niño y una niña. Su forma de escribir consiste en el empleo de frases cortas y en unas bonitas descripciones de la naturaleza. Es un relato muy tierno pero con un final trágico. La naturaleza aquí cobra mucho protagonismo, especialmente las flores, donde incluso podríamos sacar un catálogo de las mismas.
– El vínculo de Yu Jae-yong: Está escrito en primera persona y el protagonista es Lee Man-bok. A este se le ofrece un trabajo cuidando de una persona paralítica: Chong Hyeon-sam. Este acepta porque tiene buen sueldo, sitio para dormir y comida pero todos sus antecesores han durado muy poco y han salido corriendo de la casa. Poco a poco Chang hace que Lee se haga pasar por él en todo, es una usurpación de la identidad consentida.
– El muro de Cho Seon-jak: También escrito en primera persona, trata sobre Dong-seok, el “Cojo”. Su padre rapta perros y los mata para venderlos a restaurantes especialistas. Este tiene un amigo, Taengbo, y una hermana mayor. Es un relato muy descriptivo, especialmente en la forma de matar a los animales. Esto es así porque se quiere reflejar el odio que siente el padre del Cojo hacia su mujer, pues ella los abandonó. Una vez más vemos la vida de una familia pobre cuyo padre es un alcohólico y su hijo se está dejando llevar por el mal camino. Además hay algunos momentos de humor y de dobles sentidos (como cuando se habla del puerto que es la zona de las prostitutas). Es un relato muy bien contado donde las desgracias familiares priman sobre todo pero que también hay un fuerte contraste entre la pobreza y el avance tecnológico. Esto se ve claramente cuando se quiere construir un muro que separe el pueblo pobre de las vías del tren solamente para que los pasajeros no vean la pobreza.
– Crimen colectivo de Yun Heung-gil: El relato comienza con unadescripción perfecta y completa de un edificio, y en concreto de una cafetería: Café Sanjo. El narrador nos invita a entrar. Kim Si-cheol es un maestro de escuela y es el que mayor protagonismo va a tener. En la cafetería hay un nuevo cocinero y esta, antes lúgubre y deprimente, se vuelve más alegre y luminosa. A partir de esto los clientes de la cafetería comienzan a especular sobre si es un delincuente y lo que ha podido hacer, dejando la imaginación correr.
– La habitación de otro de Choi In-ho: Este es uno de mis favoritos por todo lo que transmite, aunque el final no lo entendí muy bien. Un hombre vuelve a casa después de trabajar y su mujer no está. Este va teniendo una serie de sentimientos distintos, incluso nota la presencia de alguien o algo en la casa. Los sentimientos son muy fuertes y diversos en este relato.
– Una compañía imprevista de Im Cheol-u: En primera persona, el protagonista se dirige al lector con un “tú”, como si el lector fuera el amigo con el que está viajando. Su amigo está siendo perseguido por la policía por un delito que no conocemos y es un fugitivo. Este relato es prácticamente un monólogo, pues las conversaciones son escasas, dando detalles también del pasado del narrador. Hay descripciones muy detalladas, así como el reflejo de la pobreza.
– La imagen de Mija de Shin Kyoung-suuk: Escrito en primera persona y casi como monólogo, Mija es la mujer del narrador. Este habla de sus recuerdos pasados y del viaje que está haciendo a su pueblo natal para depositar allí las cenizas de su difunta mujer. Este relato es un canto al amor y a la pérdida. Es super bonito y otro de mis favoritos.
– Sueños de Gong Ji-young: También en primera persona. Es la propia autora la que relata el cuento. En él vemos una cierta melancolía por el pasado, especialmente por los fatídicos acontecimientos ocurridos en 1980 en Corea. Este relato es prácticamente como un diario, estando dividido en días y horas. En este relato, la autora transmite sus sueños, a la vez que sus miedos y su enfado por no poder escribir algo que realmente merezca la pena para ella.
Ahora pasemos a una serie de comentarios globales. En casi todos los relatos destaca un reflejo de la sociedad donde el machismo está muy presente y la preeminencia del hombre frente a la mujer. También hay una preeminencia de la primera persona. Ya he dicho anteriormente en otras reseñas que la voz primera es la mejor forma para que el escritor transmita mucho mejor sus sentimientos, emociones y sensaciones. Los contrastes entre la pobreza y la tecnología son muy acuciantes, así como un magnífico trato hacia la naturaleza. Con respecto a la pobreza, encontramos una doble moralidad: por una parte todos se hacen eco de su existencia pero, en lugar de los personajes tratarla para erradicarla, lo que hacen es esconderla. Lo que no se ve, no existe.
En cuanto a la traducción, esta ha sido realizada por José Catalán y hay algunas faltas de ortografía, de puntuación y de laísmos. La edición me ha gustado mucho. Comienza con la introducción que mencioné y, además, al comienzo de cada relato hay una hoja con datos biográficos, de estilo y sobre el relato escrito, cada una redactada por un especialista literario (profesores, críticos, etc.). Esto también ayuda muchísimo para entender cada uno de los diez cuentos.

 

CONCLUSIÓN: En conclusión, este libro contiene una colección de diez relatos que tocan los acontecimientos más importantes de la historia del siglo XX de Corea, así como las distintas corrientes literarias. Son historias muy personales, con fuertes cargas políticas y sociales y con una tremenda alabanza a Corea y, precisamente, a su geografía. Aunque a veces es fácil no llegar a entender todo lo que se refleja para aquellos que no conocen la historia coreana (para ello está la introducción y las hojas de cada autor), es una excelente antología para un primer acercamiento a la literatura coreana, que espero seguir adentrándome.
La reseña original:
El libro:
¿Te ha gustado esta reseña? Deja un comentario.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.