Reseña de «Palabras en la tarde», de Juan Cueto-Roig

Jorge de Arco reseña para cubaencuentro la antología personal del escritor cubano Juan Cueto-Roig.

Bajo el título de Palabras en la tarde, se reúne una atractiva antología de Juan Cueto-Roig (Verbum. Madrid, 2017), escritor cubano, nacido en Calibarien y exiliado en 1966, que reside actualmente en Miami.

Esta compilación aglutina poemas de sus dos libros editados, En la tarde, tarde (1996) y Palabras en fila, en clase y en recreo, además del apéndice “Últimos poemas”.

El decir de Cueto-Roig tiene una intención esclarecedora, un fondo de serena coherencia y su expresión se orilla al par de un verso solvente. Testigo de cuanto sucede en derredor de sus días y su corazón, sabe modular los tempos líricos y envolverlos en la sonora música callada que dicta su oficio de creador. Así, en su poema titulado “En la tarde, tarde” escribe:

Que no sea en la noche,
ni en la mañana;
que tampoco se prestan las mañanas
para muertes ni despedidas.

Que sea en la tarde, tarde.
A esa hora en que parten las aves
en plácida fuga.
Y que llueva.
Una lluvia de invierno
pertinaz y sombría
que borre horizontes
y el color suprima.

Sí, quisiera morir
en una tarde borrascosa y fría,
como lo hace a veces
sin darse cuenta el día.

El poeta cubano domina las formas tradicionales y sabe conjugar su verso al hilo de variadas estrofas —sonetos, décimas…—, sin dejar atrás, en otros casos, el son del verso libre.

Jorge de Arco reseña para cubaencuentro la antología personal del escritor cubano Juan… Clic para tuitear

En sus textos, el lector hallará una temática diversa y una manera muy personal de modelar su discurso; de ahí, que surjan ecos irónicos, resonancias de honda meditación, apuntes amatorios y notas que sirven de sentido homenaje a poetas compatriotas. Virgilio Piñera, Severo Sarduy, Guillermo Cabrera Infante, Alejo Carpentier, Lezama Lima y Eliseo Diego tienen aquí su emotivo espacio reservado.

De este último, precisamente, escribe Cueto-Roig:

Tendrá que ver cómo hablaba
cuando nombraba las cosas
tan despacio, tan hermosas
en su voz las recreaba,
que más que hablar transmutaba
en oro en polvo, la nada.
Y al relatar la jornada
de sus urbanos paseos
convirtió en Campos Elíseos
con su voz a una calzada.

En este inventario íntimo de anhelos y regresos, de adioses y esperanzas, hay una otredad de solidaria contemplación, una forma de mirar el mundo de la cual extrae el sujeto lírico su material. Entre “flores aladas”, bajo la “geometría del silencio”, junto a “la papaya y el plátano”, al lado de “los nombres y las cosas”…, su cántico sigue bordeando el azar del futuro, la incertidumbre del mañana. Y todo ello, dicho mediante un verbo que no quiere hundirse en los fríos abismos de la existencia:

Tiene algo de lágrima el agua,
toda agua.
Lo insinúa tímido el rocío.
Lo sugiere la lluvia,
su tristeza,
la gota en el cristal
…hasta el mar:
de un dios quizás
esa única inmensa lágrima en el espacio.

El volumen se completa con una selección de poemas traducidos por el propio Cueto y que recoge las voces en castellano de William Shakespeare, Emily Dickinson, William Butler Yeats, Archibald McLeish, Carl Sandburg, Wendel Berry, e.e.cummings, Constantino Cavafis y Abel Meeropol.

 

La reseña original:

http://www.cubaencuentro.com/cultura/articulos/palabras-en-la-tarde-de-juan-cueto-329001

El libro:

Palabras en la tarde. Antología personal y selección de poemas traducidos

 

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu opinión.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios