Andreina Fuentes-Angarita

180 páginas

La primera novela de Andreina Fuentes Angarita suma anécdotas biográficas para construir un relato apasionante, donde el humor y el drama de lo cotidiano aparecen salpicados de realismo mágico. Combina de manera amena las aventuras y la crónica de tiempos idos para terminar forjando una historia de amor en la que resaltan detalles líricos propios de una obra de orfebrería literaria. A medida que la autora resume el camino que debió recorrer para encontrar sus raíces, profundamente hundidas en la antigua cultura judía, va esbozando con pinceladas conmovedoras el retrato de una gran mujer antepasada suya, mientras desafía convencionalismos actuales con la misma valentía que permitió a Doña Delincuente sobrevivir a los duros retos de su tiempo, que dejó marcado con una huella admirable que tardará en borrarse de la memoria del mundo.

Hay en las páginas del libro una cruda belleza a la vez inocente y sombría, de gran fuerza vital, y el interés sostenido que despierta esta historia de supervivencia y crecimiento permite al lector identificarse fácilmente con las vicisitudes de la protagonista, que en realidad es más de una, porque son cinco las mujeres cuyas vidas han contribuido a forjar la trama. Es una novela que llama a reflexionar sobre la importancia que tienen los propios acontecimientos personales y familiares en el tapiz de la historia humana y sobre cómo los incontables hilos individuales entrelazados por una entidad inteligente trascienden esas pequeñas existencias y las unifica con un propósito inefable.