Mario Rosa de Luna (1872 – 1931), conocido como el Mago Rojo de Logrosan, fue un extraordinario erudito y escritor prolífico, astrónomo, periodista, escritor, teósofo y masón español. Se definía a sí mismo como un “teósofo ateneísta” y como tal miembro del Ateneo de Madrid, trató con personajes como Miguel de Unamuno y Valle-Inclán. Como teósofo, tradujo al castellano las obras de H. P. Blavatsky. Como masón, fue iniciado adoptando el nombre simbólico de “Prisciliano”, en la logia “Isis y Osiris” de Sevilla. Destacó por su defensa de una masonería sin injerencias de la política y en contra del fanatismo religioso.