Kâlidâsa (circa 375–455) es el más grande de los poetas clásicos indios y es, indudablemente, el más famoso en Occidente. Pertenecía a la casta de los brahmanes y era adorador del dios Shiva. Fue el poeta de corte del rey Vikramâditya y, según la leyenda, adquirió el don de la creación literaria mediante penitencias hechas en honor de la diosa Kali, de quien tomó su nombre («esclavo de Kali»).
Cultivó con gran éxito la poesía lírica, la épica y la dramática, con un estilo muy claro y preciso. Su lenguaje establece el criterio de pureza en sánscrito y se caracteriza por su economía de palabras y por la gran sugerencia de éstas. Sus composiciones principales son las epopeyas Raghuvansha, Kumârasambhava, los poemas líricos Ritusamhâra y Meghadûta y las piezas teatrales Abhijñânashakuntalâ, Vikramorvashî y Mâlavikâgnimitra, con las que dio una visión muy concreta del pensamiento y las formas sociales de su tiempo.