Immanuel Kant (1724, Kaliningrado, actual Rusia - 1804) es considerado por muchos como el pensador más influyente de la era moderna. Se educó en el Collegium Fredericianum y en la Universidad de Königsberg y, tras la muerte de su padre, tuvo que abandonar sus estudios universitarios y ganarse la vida como tutor privado. En 1755, ayudado por un amigo, pudo reanudarlos y obtuvo el doctorado. Después enseñó en la universidad durante 15 años y dio conferencias primero de ciencia y matemáticas, para llegar de forma paulatina a disertar sobre casi todas las ramas de la filosofía. No obtuvo la cátedra en la universidad hasta 1770, cuando comenzó a trabajar como profesor de lógica y metafísica.

Las enseñanzas religiosas nada ortodoxas de Kant, que daban más importancia al racionalismo que a la revelación divina, le crearon problemas con el Gobierno de Prusia y en 1792 el rey Federico Guillermo II le prohibió impartir clases o escribir sobre asuntos religiosos, una medida que Kant cumplió hasta la muerte del soberano.