Antonio Cillóniz de la Guerra

Un modo de mostrar el mundo se sitúa en la vertiente del asombro que requiere fantasía ante los referentes de la naturaleza, reflexión ante la percepción mítica de la realidad y emoción ante la representación simbólica de la historia, pero que también exige sinceridad ante las imágenes más cotidianas y domésticas de la vida o la muerte.