Joseph Conrad

107 páginas

El Nan-Shan es un vapor que se dispone a transportar a doscientos culíes (trabajadores chinos) que vuelven a su patria después de siete
años de trabajo, con el fruto de sus esfuerzos bien resguardado  en un arcón personal. Desde las primeras páginas el barómetro registra una baja inusual, lo cual coloca al lector en la expectativa correcta, mientras se traza el perfil de ciertos personajes, entre los cuales destaca el capitán McWhirr, un hombre de pocas palabras, reservado, metódico y cerrado a las opiniones de los demás, que tiene mujer e hijos en tierra, con los cuales se comunica por carta doce veces al año. Por otra parte, destaca Jukes, el primer oficial, un joven que se muestra contrario por forma de ser y por ideas al capitán, al que describe como tozudo, poco inteligente y nada creativo. Además, también destaca el señor Rout, jefe de máquinas, quien se escribe con su mujer, la cual realiza juicios que incluyen rotundas verdades. A todo esto, se acerca un tifón cuya peligrosidad ignorará el capitán McWhirr y que servirá de telón de fondo, el cual será aprovechado por Conrad para dedicarse a la observación de conductas humanas a través de los propios personajes y de misivas que escriben.