Filoteo Samaniego
240

El hombre –sus miedos y sus alegrías, sus debilidades y sus quimeras– enfrentado a una naturaleza devastadora y cruel, pero que no puede despojarlo de su capacidad de soñar. El ecuatoriano Filoteo Samaniego concilia magistralmente su labor de cronista y de fabulador.