Eduardo Zepeda-Henríquez

“Esta poesía está llena de hallazgos e iluminaciones, de súbitos acietros en los que cualquier cosa es posible. Un espacio imaginario que se abre dentro de uno real o viceversa, una imagen que nace y crece dentro de otra imagen, un lugar donde la infancia puede hacerse realidad visible, donde los mitos de la tierra conviven en sustancia simbólica con los mortales. No importa el tema que el poema ataque, lo decisivo es la capacidad del poeta, en su desarrollo, de trascender con la materia verbal, por medio de hábiles rupturas del sistema, el ámbito creado”. (Carlos Rafael Duverrán)