Emilia Pardo Bazán

286 páginas

Los pazos de Ulloa (1886) es una de las obras más conocidas de Pardo Bazán, que culmina su peculiar concepción del naturalismo. La novela es un gran fresco rural donde recrea a su gusto el campo gallego violento, sensual, lleno de contrastes sociales y culturales. La montaña gallega, el caciquismo y la decadente nobleza rural son analizados por la autora. El progreso urbano , representado por el joven sacerdote Julián, y la barbarie rural, encarnada en Primitivo, se contraponen en un mundo dominado por una naturaleza violenta, inmoral y sensual cuya posibilidad de transformación será puesta en cuestión.