(70 páginas)

Se recoge aquí un centenar de chistes muy divertidos, pero especialmente seleccionados para el público infantil. Los niños podrán disfrutar mucho con ellos y se acostumbrarán así un poco a la lectura, ese hábito tan beneficioso.
Y aunque algunos consideran a los chistes como algo sin importancia, no dejan de ser una forma literaria breve pero muy variada y original con humor, inventiva, absurdo, sorpresa y fantasía, elementos que hacen mejor y más bonita nuestra vida.