Adam Smith

50 páginas

En La Teoría de los sentimientos morales (1759) el economista y filósofo Adam Smith rebate la idea de Hobbes de que el egoísmo es esencial en todas las conductas humanas y presenta un proceso de simpatía o empatía, según el cual un individuo es capaz de ponerse en el lugar de otro, aunque no obtenga ningún beneficio por ello. De esta forma, el autor critica también la concepción utilitarista de otros filósofos como Hume y postula la existencia de un “espectador imparcial”: una especie de voz interior que dictaría la idoneidad o no de las conductas de las personas. A lo largo de la obra explica el origen de sentimientos morales tales como el resentimiento, la venganza, la virtud, la admiración o la corrupción para establecer una concepción dinámica e histórica de los sistemas morales, opuesta a otras visiones más estáticas, propias de las religiones.