Si las grandes obras artísticas requieren tanto la reflexión analítica como teórica acerca de sus grandes principios, mucho más allá de la descripción que se agota en sí misma, este libro ofrece una respuesta convincente al lugar de absoluto privilegio que ocupa la obra de Gil de Biedma en la poesía española de la segunda mitad del siglo XX.