Ana María Fagundo
240 páginas

“En el peregrinaje lúcido que es la obra de Ana María Fagundo, el tema sobre la consideración del verbo poético vuelve a aparecer reiterativamente, porque al considerarlo, toda su integridad sicosomática, intelectual, afectiva, trágicamente existencial y jubilosamente solar, se pone en juego como una implacable apuesta del “todo o nada”: configurar la vida con la palabra y así acallar la agonía”. Elena Andrés