Vicente Cervera Salinas

“Predomina en los poemas de El alma oblicua una especie de actitud filosófica que nos invita a la reflexión; es en realidad una indagación sobre la vida corriente y sus hechos cotidianos, en donde a su vez confluyen sesgadamente otras vidas con sus propias indagaciones que enriquecen sus cuesionamientos gnoseológicos. Y nos reconduce en la reconstrucción de su realidad poética, unas veces bajo el aspecto de una admonición y otras a modo de providencias. Y según podemos comprobar en la lectura, cada forma se ajusta a su contenido, logrando una correspondencia entre concepción artística y visión del mundo”. (Antonio Cillóniz)