Reinaldo Montero

(172 páginas)

Los cuentos que conforman este volumen, según el autor, “son por naturaleza de nunca acabar, quizás por la capacidad expansiva propia del género, o porque exigen un cuidado tan extremo que solo cabe abandonarlos, no terminarlos”.
Sin embargo, los relatos reunidos en este libro exhiben una factura y pulcritud admirables. Y para mayor virtud, la sucesión de historias nos va conduciendo por vericuetos curiosos que nos llevan de un asunto a otro, de una manera de narrar a otra, en una concatenación novelesca. El resultado es un muestrario de piezas que incitan de continuo al lector.