Leopoldo Castilla
200 páginas

Un largo poema que explora la noche “para que el alba tenga su ataúd el agua”. La piedra que “todavía es hombre”, el dios “con el pavor de haber sido / una sola forma”, la lluvia y la selva, el hombre solo, las fieras y un río que siempre es el mismo y otro.