Osiel Requejo

318 páginas

Siglo II DC. Lugdunum, Las Galias (actual Lyon, Francia). El Obispo Policarpo de Esmirna envía a su discípulo Ireneo a dicha ciudad con una misión secreta: destruir hasta el último ejemplar de un manuscrito cuyo contenido los cristianos ortodoxos no están dispuestos a que se difunda. Pero, cuando llega, Ireneo se percata de que su arribo no ha pasado desapercibido. Un enemigo que rivaliza con él en astucia y fe, y que lo supera en fuerza física, intenta detenerlo. Aunque para ello deba recurrir al asesinato. Al mismo tiempo Lugdunum se convierte en el vórtice de la lucha por el poder en el Imperio Romano y se incrementa la persecución contra los cristianos. En medio de estos conflictos, el joven Ireneo llega a la conclusión de que un enemigo no es siempre quien proyecta una doctrina distinta. Una novela que es, ante todo, un homenaje a la tolerancia. Una apología de la concordia, tan necesaria para la humanidad en épocas pasadas. Y aún más en tiempos modernos.