Marcel Proust

472 páginas

A la sombra de las muchachas en flor describe el itinerario de un doble aprendizaje: erótico y artístico. El papel de iniciadora corresponde a Gilberte y la historia de la pasión que ella inspira al narrador constituye la parte central del libro. En este episodio, segunda entrega de la magna obra de Proust En busca del tiempo perdido, el autor describe el cortejo adolescente y el contraste entre la espera febril de la persona amada y la desilusión que su presencia provoca, con el consiguiente aplazamiento continuo de las esperanzas y la imposibilidad de vivir la felicidad como momento actual. Ilusiones y falsas pistas diseminadas en el camino seguido por el narrador se dirigen al descubrimiento final de la verdad, ya que en el pesimista universo proustiano esta resulta ser una concesión caprichosa e imprevisible, como un don gratuito, ante el cual la única actitud válida es la disponibilidad. La novela tiene dos partes bien diferenciadas: en primer lugar, la narración de los sinsabores de su primer enamoramiento, dirigido, precisamente, hacia la hija de Swann (protagonista del primer tomo); y, en segundo lugar, la descripción de todas las peripecias vividas en unas vacaciones en el balneario de Balbec.