Presentando «Balada triste de una dama», piratas para el público lector

Daniel L Serrano, realiza un análisis en su blog “Noticias de un espía en el bar“, de la presentación de su novela «Balada triste de una dama» en la librería Diógenes de Alacalá de Henares.

Balada triste de una dama ya está bien y más que disponible en cualquier librería y por Internet, gracias a su primera presentación pública el pasado viernes 22 por la tarde en la Librería Diógenes de Alcalá de Henares. Una gozada ver el libro en el escaparate de esta misma librería junto a libros de autores ni más ni menos como Murakami, mientras que en las solapas interiores de mi libro la editorial Verbum anuncia que mi novela está en una colección de narrativa que también incluye a Unamuno y Blasco Ibáñez. ¡Ay, Blasco Ibáñez! Por segunda vez, con este mi segundo libro publicado, se me enlaza a él, ya ocurrió con el primero, Relatos de la Gran Guerra, con editorial Atlantis, cuando varias librerías recomendaban mi libro junto a obras del valenciano Blasco Ibáñez. Intuyo que voy a tener que hacerle un hueco especial a varias de sus obras a este autor grande de la literatura española, y sin embargo tan poco conocido por muchos españoles.
Me presentó muy brevemente un miembro de la editorial Verbum, y acto seguido, como se ve en la foto, mi buen amigo Pedro J. Maza habló sobre mí y lo que nos llevaba a estar juntos este día, pues juntos iniciamos una revista literaria allá en 1995 que se extendió hasta 1999, y que nos llevó a otras revistas y otras colaboraciones. No puedo menos que dar muchas gracias a todos los que fueron a la presentación, que no fueron pocos, y a todos aquellos que queriendo ir no pudieron, que son aún más. El acto lo cubrió informativamente grabando un reportaje audiovisual y haciendo fotos El Tornillo de Klaus. Lo que también me alegra. El acto fue anunciado además por el diario electrónico La Luna de Alcalá, que lo recogieran entre sus noticias del día también me gustó, no lo niego.
Y quiero dar muchas gracias también a la Librería Diógenes, que una vez más abrió sus puertas para que en esta ciudad de Alcalá de Henares haya presentaciones de libros y exposiciones orales de los mismos. Quizá sea la primera presentación de una novela que se transforma en un aula abierta sobre Historia de la piratería en lugar de hablarse directamente del libro. Algo ya habíamos rozado cuando os hablé del acto y del libro en la Noticia 1739ª. Lo cierto es que tampoco hablé directamente del libro en el anterior de Relatos de la Gran Guerra. Este de Balada triste de una dama va de piratas y de piratas en la Historia hablé, siguiendo lo que conocía por archivos, por mis estudios y siguiendo también las líneas que asentó en su día Manuel Lucena Salmoral, catedrático de Historia de la América española y la América norteamericana. Y no es que yo innove en esta forma de presentar, es que es una forma que me atrae como complemento extra a aquellos que acuden a las presentaciones, pues ellos ya leerán el libro y lo vivirán a su modo, y lo entenderán a su modo, y lo pensarán a su modo. Como anotan diversos autores (soy también lector de prensa y secciones de Literatura) en la presentación de un libro lo mejor es no desvelar el libro. Mi libro es una novela y la completé tratando de aportar a los presentes datos históricos de cómo y porqué se desarrolló la piratería clásica y sus fases. Yo creo que estuvo bien y que quien más quien menos se llevó dos cosas: la novela de aventuras quien la haya comprado, y el conocer sobre la piratería y sus modalidades en la Historia tanto quien la compró como quien no pudo.
A todos gracias, a los que fueron, a los que no fueron y quisieron, a los que no fueron y quieren el libro, a los que están ahí, a las librerías, editores y a los que difunden. Y a aquellos que quieren una firma, si mi fiel amiga María Gómez me había regalado en el anterior libro un bolígrafo BIC de carcasa plateada para firmarlo, en este libro me regaló uno de carcasa dorada, así pues, aquellos que quieren una firma, ahí estaré con el bolígrafo dorado dispuesto a ello. Y aún me quedan anécdotas por contar, a quien las quiera, como los piratas que bebían vino o sangría si iban a atacar ciudades españolas, en lugar del ron que bebían antes de atacar barcos, estos eran filibusteros.
María Gómez había bosquejado una posible portada original antes de la definitiva que ahora tiene, la cual no es obra de ella, sino de la editorial. El diseño de María me parecía cuando menos curioso, una espada a la que se le enrollaba un largo mechón de pelo pelirrojo de mujer. Tal vez esa portada, rematada y acabada, hubiera dado a entender que se trata de una novela juvenil, cuando en realidad es una novela adulta. No me disgusta. Me gustan ambos diseños, aunque hay que reconocer que el azul marino y la espada con empuñadura de cazo es una imagen y un diseño muy potente y atractivo. La obra se escribió en 2010, como ya dije, ahora la hubiera escrito de otro modo, ampliado algo, corregido, matizado. Pero la novela gusta. Se publicó en libro primero para ciegos en Tiflolibros, por donación propia con permiso de la editorial, y quizá sea la primera novela que le llega antes a los invidentes que a los videntes.  Hay al menos un par de personas a las que les llegó el libro días antes y que ya se la han leído la historia y lo que recibo de ellos es que sigue gustando este relato y sigue dejando ganas de un siguiente libro, sobre lo que sea. Eso es buena señal, aunque el libro sea de 2010 y estemos en 2017. Entiendo que es muy buena señal.

Por aquí la reseña del evento, a modo de reportaje de imágenes, que hizo la editorial Verbum en su propia página, se entra por aquí.

Saludos y que la cerveza os acompañe. Ya tenéis este nuevo libro disponible.

Fotos 2ª, 3ª, 4ª y 6ª: realizadas por Librería Diógenes.
Fotos 1ª y 5ª: realizadas por mí, Canichu.

 –
La reseña original:
 –
El libro:
 –
¿Te ha gustado este artículo? Déjanos un comentario.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios