Entrevista a José Ángel Hidalgo

La revista de la ACAIP (Agrupación de Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) entrevista a José Ángel Martínez Hidalgo con motivo de su última novela ambientada en el ámbito carcelario «Sal en los zapatos», de la que os ofrecemos un fragmento:

José Ángel Hidalgo presume de “rara avis “ en su vida laboral. Rebotado del periodismo con cierto desencanto , una vez enfundado en el uniforme brota una libertad de opinión que quizá no podría mantener en la redacción de periódicos como los actuales. Bloguero “hergéano”, melómano amante de Scriabin y de Frank Zappa (perilla incluida), motero y piloto, promotor de campeonatos de ajedrez en sus módulos, en sus libros recientes podemos ver retazos de la prisión narrados de modo lírico y a la vez visceral. Muy recomendables sobre todo para nosotros, que pisamos patios y galerías y conocemos el drama de las rejas y los enrejados.

Entrevista de C. Solla

-Que fue primero, la afición/dedicación a la escritura o el trabajo en el cuerpo de ayudantes?

Siempre me recuerdo o leyendo o escribiendo. Mi profesión, desde los 24 años fue la del periodismo escrito, labor que desempeñé, entre otros medios, en Diario 16; allí formé parte del equipo de investigación; y tuve como directores a Fernando Reinlein, Joaquín del Río o al gran Juan Tomás de Salas, con el que, tras el cierre del periódico, editamos una revista, El Gato Encerrado; con la que no hubo demasiada suerte; a partir de entonces comencé a ganarme la vida como colaborador, en El País Semanal, por ejemplo, pero ya sin sueldo fijo, claro; al disfrutar de más tiempo libre me dediqué a escribir con ahínco y logré publicar mi primera novela, El Señor de las Alturas y de las Bajezas; (Ed. Verbigracia). Cuando recibí de la editorial una caja con algunos ejemplares aún calentitos me sentí el hombre más feliz de la tierra. Esta serie de circunstancias me hicieron pensar que opositar al Cuerpo de Ayudantes sería una buena idea: los horarios y el no ser una prueba en exceso complicada me determinaron a presentarme. Y aquí estamos.

-Escribir es un complemento o lo que es un complemento es el trabajo en prisiones?

Yo me siento escritor ; pero mi profesión es la de funcionario de prisiones y nunca lo pierdo de vista, eso será así mientras siga en nómina de IIPP. Creo que cualquier otra consideración sería perjudicial para mi estabilidad mental;, para la mía o para la de cualquier otro compañero que tenga alguna actividad complementaria.

-Es importante el trabajo que desarrollas en prisiones como fuente de inspiración?

Es mi trabajo y solo por eso ya es importante; además, en Sal en los zapatos, el libro que acabo de publicar en Editorial Verbum, es fundamental. La prisión es un instrumento terrible, un ámbito de violencia implícita a la privación de libertad que intenta ser administrada como se puede, donde a veces todo estalla sin posible control; la cárcel es un universo de compresión brutal donde nadie quiere estar: ni los funcionarios ni por supuesto, los penitenciados. El sentimiento de humillación del que permenece allí condenado, y de enojo del que ha de atenderles en una labor que es penosa, constituye un caldo de cultivo de situaciones extremas que nos ponen a prueba constantemente. El espíritu hierve y se retuerce, y de esa contorsión de tanta humanidad junta y doliente surten brotes de luz intensa. Hay que estar allí para verlo y tomar buena nota., como hiciera el poeta Dante, descendiendo de la mano de Virgilio a los más oscuros anillos del infierno. Lamento no ser complaciente con mi trabajo, pero es mi punto de vista.

Puedes descargarte la entrevista completa aquí: Entrevista ACAIP

El Libro:

Sal en los zapatos

 

¿Te ha gustado esta entrevista? Deja un comentario.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios