ENSAYO Y ERROR, PERO NO INDIFERENCIA

La librería Nobel de Almería (www.lanobel.com), publica en su newsletter una reseña de Indiferencia, el último libro de Pedro Asensio Romero, jefe de servicio del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería y autor de novelas como Los años de la señorita Celia.

 

Esta semana tenía variedad para elegir sobre qué hablar, distintas obras se han acumulado sobre el escritorio de mi cuarto. Algunas de ellas, lo siento, o no, mejores que otras. Yo no es que sea crítico ni nada parecido, pero sé lo que me gusta leer. Me gusta imaginármelo, sentir el prejuicio de ensalzarlo o denostarlo a simple vistazo. Leerlo. Y equivocarme.

 

La vida como ensayo y error, incluso sin querer. Hay libros con buenas ideas, pero mal desarrolladas. Y al contrario, novelas en las que no ocurre nada pero la narración te absorbe. Hay novelas de todo tipo, y las apariencias engañan. Alguien dijo una vez que no había que juzgar un libro por su portada.

 

La novela es el género literario actual por excelencia, Cervantes la consagró en un género definitivo. Su novedad, aún sorprendente pese a su edad, es la libertad absoluta de su expresión. No hay un protagonista, ni una temática ni una forma concreta: en la novela se reúnen prosa, poesía, ilustraciones, sueños, cuentos, personajes de ficción, reales, y de todo tipo. También puede haber tickets de la compra, fanzines contraculturales, entradas a los toros, distintas voces.

 

El libro del que os hablo en esta ocasión es, naturalmente, una novela. Una novela de una edición modesta y de un color insípido, avainillado como las páginas de un libro clásico. Su aroma o, mejor dicho, su esencia pronto se hace notar y perdura acompañándote hasta la última página.

 

Nunca he leído algo parecido de mi ciudad.

 

Esto solo puede significar dos cosas: o he leído muy pocas historias que transcurran en Almería, o es realmente una narración con fuerza. Puede que ambas.

 

Quizá hayas oído hablar de ella. Es más, seguro que sí. Rafa ya ha hablado de ella en algunas ocasiones, y con razón. ¿Que cuáles son sus razones? Es una novela en el sentido más puro de la sorpresa y la libre confección: transcurren personajes, recuerdos, añoranzas, ilusiones, ilustraciones, sensaciones, todas dispares y excelentes. Es una obra que te cambia de tipografía y de perspectiva, que se desarrolla a través de conceptos que no te esperas y que a su vez indaga en la personalidad de nuestro protagonista, Gonzalo, y de otros personajes que intervienen en su historia a través de distintos recursos literarios como la analepsis.

 

De este modo, produce sonrisas e incluso carcajadas refiriéndose a nuestras particularidades, es decir, nuestras rarezas, nuestra forma de hablar, nuestra manera de actuar en ciertas ocasiones, y hace reflexionar sobre nuestros actos: es una novela psicológica, que no sesuda, escrita desde la cercanía para alcanzar a todo el mundo.

 

Lleva por título “Indiferencia”, y es la última de Pedro Asensio Romero, ese economista de letras almeriense, modesto apelativo por no decir escritor, que trabaja en el Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.

 

¿Qué si creo que te va a gustar? Estoy seguro, Pedro. Tú también eres una persona y te has sentido como el protagonista y has amado y has intentado seguir tus sueños y te has dado cuenta… de que no todo sale como uno quiere. A veces solo nos queda entendernos a nosotros mismos, confiar en esa opción.

 

Ensayo y error, pero no indiferencia.

 

La indiferencia – que no el odio – representa el reverso del amor, la otra cara de una misma moneda. Por eso, si uno lee un libro y no le gusta, debe coger otro. Preferiblemente, uno que valga la pena.

 

¿Qué es un libro que valga la pena? En mi opinión, un libro honesto que se dirija al lector sin faltarle al respeto, que no lo manipule, que lo seduzca con su propio estilo sin imponer falsos enigmas. La vida es simple, diría el generalista. ¿Acaso no siempre se complica por sí sola?

 

Por ello, Pedro Asensio recurre a una exquisita prosa, humildemente perfeccionada, donde cada charla, cada encuentro, es un desafío al pasado que recuerda a menudo. Y avisa: es una novela que escribe para poder expresarse, no para persuadir al lector, no para venderle nada.

 

Sus inseparables amigos y sus vaciladas, su amor por Victoria, sus altibajos en pareja y el precio de la distancia, el concepto de la la separatidad — tomando de referencia a E. Fromm –, las constantes referencias a otros autores clásicos y el original punto que se muestra la convierten en una novela muy recomendable e interesante – y no solo para almerienses –. La convierten en una gran novela casi de índole cervantina en su creación, casi dostoyevskiana en su introspección.

 

Pero para darse cuenta, ensayo y error, hay que leerlo uno mismo. Y no sentir indiferencia por lo que nos rodea, pero sí leer Indiferencia, para sentirnos menos indiferentes ante la abominable rutina que nos aburre. Y así, divertirse un poco. Que los problemas vienen solos, todos los tenemos, ¿hasta dónde llegaríamos por evitarlos?

 

Indiferencia

 

Alejandro.

 

El libro:

Indiferencia (editorialverbum.es)