Verbum mayor

Dirigida por Pedro Aullón de Haro

Colección en clave hispánica y humanística, destinada a rescatar obras de fondo, muy enriquecidas mediante estudios y documentación; obras que detentan un valor emblemático o universal. El lugar de acción es la lengua española, pero regido siempre tanto por la liberalidad de espíritu como por una voluntad humanística y universalizadora.

Verbum Mayor ha conformado un corpus imprescindible para el conocimiento de la teoría literaria, la filología, la estética, la filosofía y el humanismo, donde destacan libros fundamentales de Alfonso Reyes, Andrés Bello, José Martí, José Rizal, María Zambrano, Pedro Henríquez Ureña, Menéndez Pelayo, etc; los 7 volúmenes de la Teoría del Humanismo (VV.AA.); los 6 volúmenes de Origen, progresos y estado actual de toda la literatura (Juan Andrés); los 2 volúmenes del tratado Barroco (VV.AA.); los 4 volúmenes de El logos oscuro: tragedia, mística y filosofía en María Zambrano (Jesús Moreno Sanz); los 4 volúmenes de la Antología de la poesía cubana (José Lezama Lima); y el Tesoro Castellano del Primer Diccionario de América. Lemas y concordancias del vocabulario español-náhuatl (1555) (Alonso de Molina).

  • Estudios científicos

    9,00 21,99 
    Juan Andrés 290 páginas Las ciencias experimentales cuentan entre los campos preferentes de estudio de Andrés ya desde el Prospectus Philosophiae Universae, el Primer Programa Epistemológico de la Escuela Universalista, de 1773. El presente volumen de Estudios Científicos es pareja de uno anterior de Estudios Humanísticos, publicado en esta misma colección, y representa un momento más de la edición de la vasta obra del gran ilustrado y jesuita expulso, padre de la Historia universal de las letras y las ciencias e igualmente padre de la Historia de la Literatura Española moderna. Andrés, científico al igual que hombre de letras, no es un divulgador sino un ideador que estableció en sus estudios sobre Galileo la razón inicial de las decisiones programáticas del citado Prospectus. Tal decisión estaba guiada por un criterio de fondo humanístico, pero es científica y por ello necesitada del polemizado escalón anterior al newtoniano, y venía exigida por un espíritu de avanzada situado en el examen crítico de la idea de ‘progreso’ y altamente empeñado en la nueva física y astronomía, que, a diferencia de la botánica, ofrecían un régimen de pensamiento no sólo imprescindible sino fuertemente controvertido. La epistemología propuesta por Andrés se revela paradigmática para el régimen conceptual de la Escuela Universalista y, por consiguiente, de la Ilustración hispánica e hispano-italiana, de la cual la Escuela es su manifestación más sobresaliente. La organización del saber diseñada por Andrés es un eficiente intento de comprensión global de las ciencias que responde a la coexistencia natural de las mismas, de razón histórica y no artificialmente funcionalizada al modo de la Enciclopedia francesa. En cualquier caso, Andrés, al igual que sus compañeros Hervás y Eximeno, representa en perfecto grado el último gran momento occidental de la personalidad doble y unificada del científico natural y del humanista letrado, el último momento de la filosofía clásica y enciclopédica para el caso encarnado en una gran escuela cristiana de ilustrados, la Escuela Universalista Española del siglo XVIII.
  • Andrés Bello 226 páginas Edición y estudio preliminar de Sebastián Pineda Buitrago

    La importancia de Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1781 - Santiago de Chile, 1865) es de primer orden en Hispanoamérica. Contemporáneo de las guerras napoleónicas en Europa y de las de independencia en América, Bello se propuso asimilar la modernidad sin descuidar la tradición. Durante su largo exilio en Londres (1810-1829) se familiarizó con la filosofía inglesa y consultó en la Biblioteca del Museo Británico manuscritos medievales para entender el surgimiento del idioma español. Una vez radicado en Chile, redactó, además, el Código Civil (1840-1855), que asimiló a partir del Code Napoleón (1804-1807) y que sirvió de modelo para otras repúblicas hispanas.

    El poetizar y el legislar, la noción de que redactar es ordenar, le permitieron formular una «Gramática de la lengua castellana» (1847) cuyos alcances se extienden hacia una dimensión filosófica del lenguaje. Pues no es casual que Bello haya escrito también una «Filosofía del entendimiento» (aparecida póstumamente en 1881), en uno de cuyos epígrafes iniciales previno contra “los colores brillantes de la imaginación”.

    La presente antología pretende contribuir tanto al estudio como a la difusión de la obra de Andrés Bello y el amplio caudal de estudios que la acompaña. Nuestra selección intenta subrayar, a la luz del comparatismo histórico, las aportaciones de Bello a la filología medieval y a la filosofía del conocimiento.

  • Pedro Aullón de Haro (ed.) Volumen I (600 págs.) / Volumen II  (580 págs.) / Volumen III (650 págs.) / Volumen IV (612 págs.) / Volumen V (670 págs.) / Volumen VI (590 págs.) / Volumen VII (590 págs.)    
  • Estudios humanísticos

    9,99 24,99 
    Juan Andrés 296 páginas La extensa obra de Juan Andrés (1740-1817), el ideador de la Historia universal y comparada de las Letras y las Ciencias, forma parte y es emblema de una nutrida escuela o movimiento intelectual español e hispánico, o hispano-italiano, de extraordinario alcance intelectual que sólo en nuestro tiempo ha sido posible reconstruir y especificar. Se trata de la Escuela Universalista Española del siglo XVIII y, entre otras cosas fundamentales, de la creación de la Comparatística moderna, efectuada a partir de la tradición grecolatina y renacentista ahora reformulada con criterios de universalidad, pues únicamente una adecuada interpretación de la idea de universalidad hace posible el acceso a una epistemología comparatista bien constituida. Aparte sus dos obras más extensas y difundidas, la Historia universal de las Letras y las Ciencias (Origen, progresos y estado actual de toda la literatura) y la colección epistolar de su Viaje de Italia (Cartas familiares), publicadas por Editorial Verbum, Andrés es también autor de una veintena de escritos de diversa naturaleza, dimensión y transcendencia. Conviene asimismo subrayar su singular primera obra, Prospectus Philosophiae Universae, de carácter programático y epistemológico, que próximamente verá la luz, o la recientemente publicada Literatura Española del siglo XVIII, pero la serie de estudios andresianos permite establecer además un volumen como el presente de Estudios Humanísticos, al que habrán de suceder otras ediciones de estudios científicos y de estudios bibliográficos, igualmente importantes cada una de ellas en su modalidad. Varios textos manuscritos también han sido editados recientemente; algunos otros lo serán en un futuro próximo. En general, la obra de Andrés configura, si bien se mira, un lugar de privilegio a fin de observar la constitución moderna del gran segmento de los géneros ensayísticos y la extensa problemática que desde el siglo XVIII para la ciencia literaria esto constituye y aún no ha sido plenamente afrontado.
  • Pedro Aullón de Haro Las obras del músico y ensayista estético Óscar Esplá y del artista plástico Eusebio Sempere son adoptadas aquí, básicamente, como objeto de interpretación comparatista, aunque no entre sí de manera restringida sino, muy al contrario, de forma abierta y en el orden de sus relaciones naturales, empezando por la de Gabriel Miró, pero también en general de los artistas españoles y europeos de la época. Las obras de uno y otro describen, confrontadas, unas posiciones sucesivas tanto de antítesis como de convergencia en el proceso de la cultura artística moderna. Esta discriminación, sin duda complicada posee un sentido eficiente y penetrante que en nada excluye ciertos elementos y circunstancias adscribibles, por ejemplo, a un posible concepto de “mediterraneidad”. Por otra parte, la evidente caracterización de ambos autores como artistas intelectuales sólida y especulativamente formados les muestra asimismo como escritores teóricos antitéticos y complementarios; Esplá ampliamente expositivo y argumentativo, el mayor autor español de estética musical de su tiempo, y una verdadera singularidad en este sentido aún no reconocida; Sempere muy escueto e incisiva y fuertemente programático. Además, ambos, vistos conjuntamente, representan un interesante caso de voluntad universalista a partir de una caracterización de manifiesto y muy sólido arraigo mediterráneo.
  • Pedro Aullón de Haro Las obras del músico y ensayista estético Óscar Esplá y del artista plástico Eusebio Sempere son adoptadas aquí, básicamente, como objeto de interpretación comparatista, aunque no entre sí de manera restringida sino, muy al contrario, de forma abierta y en el orden de sus relaciones naturales, empezando por la de Gabriel Miró, pero también en general de los artistas españoles y europeos de la época. Las obras de uno y otro describen, confrontadas, unas posiciones sucesivas tanto de antítesis como de convergencia en el proceso de la cultura artística moderna. Esta discriminación, sin duda complicada posee un sentido eficiente y penetrante que en nada excluye ciertos elementos y circunstancias adscribibles, por ejemplo, a un posible concepto de “mediterraneidad”. Por otra parte, la evidente caracterización de ambos autores como artistas intelectuales sólida y especulativamente formados les muestra asimismo como escritores teóricos antitéticos y complementarios; Esplá ampliamente expositivo y argumentativo, el mayor autor español de estética musical de su tiempo, y una verdadera singularidad en este sentido aún no reconocida; Sempere muy escueto e incisiva y fuertemente programático. Además, ambos, vistos conjuntamente, representan un interesante caso de voluntad universalista a partir de una caracterización de manifiesto y muy sólido arraigo mediterráneo.
  • Pedro Aullón de Haro Las obras del músico y ensayista estético Óscar Esplá y del artista plástico Eusebio Sempere son adoptadas aquí, básicamente, como objeto de interpretación comparatista, aunque no entre sí de manera restringida sino, muy al contrario, de forma abierta y en el orden de sus relaciones naturales, empezando por la de Gabriel Miró, pero también en general de los artistas españoles y europeos de la época. Las obras de uno y otro describen, confrontadas, unas posiciones sucesivas tanto de antítesis como de convergencia en el proceso de la cultura artística moderna. Esta discriminación, sin duda complicada posee un sentido eficiente y penetrante que en nada excluye ciertos elementos y circunstancias adscribibles, por ejemplo, a un posible concepto de “mediterraneidad”. Por otra parte, la evidente caracterización de ambos autores como artistas intelectuales sólida y especulativamente formados les muestra asimismo como escritores teóricos antitéticos y complementarios; Esplá ampliamente expositivo y argumentativo, el mayor autor español de estética musical de su tiempo, y una verdadera singularidad en este sentido aún no reconocida; Sempere muy escueto e incisiva y fuertemente programático. Además, ambos, vistos conjuntamente, representan un interesante caso de voluntad universalista a partir de una caracterización de manifiesto y muy sólido arraigo mediterráneo.
  • Juan Andrés Han debido transcurrir doscientos años para que vuelva a ver la luz uno de los monumentos mayores de la moderna historiografía de Occidente. La obra del abate Juan Andrés (Planes, Alicante, 1740-Roma, 1817) es una pieza cumbre de la historiografía literaria y cultural. Única tanto por su método comparatista, que pretende reconstruir el contexto causal-histórico de la cultura, como por su objeto, de naturaleza universalizadora. El plan de publicación, bajo el cuidado del profesor Pedro Aullón de Haro, ha dispuesto su organización en seis volúmenes, que recogen la primera edición española (Madrid, 1784-1806), más la última parte de la edición de Parma que la completó.
  • Juan Andrés Han debido transcurrir doscientos años para que vuelva a ver la luz uno de los monumentos mayores de la moderna historiografía de Occidente. La obra del abate Juan Andrés (Planes, Alicante, 1740-Roma, 1817) es una pieza cumbre de la historiografía literaria y cultural. Única tanto por su método comparatista, que pretende reconstruir el contexto causal-histórico de la cultura, como por su objeto, de naturaleza universalizadora. El plan de publicación, bajo el cuidado del profesor Pedro Aullón de Haro, ha dispuesto su organización en seis volúmenes, que recogen la primera edición española (Madrid, 1784-1806), más la última parte de la edición de Parma que la completó.
  • Juan Andrés Han debido transcurrir doscientos años para que vuelva a ver la luz uno de los monumentos mayores de la moderna historiografía de Occidente. La obra del abate Juan Andrés (Planes, Alicante, 1740-Roma, 1817) es una pieza cumbre de la historiografía literaria y cultural. Única tanto por su método comparatista, que pretende reconstruir el contexto causal-histórico de la cultura, como por su objeto, de naturaleza universalizadora. El plan de publicación, bajo el cuidado del profesor Pedro Aullón de Haro, ha dispuesto su organización en seis volúmenes, que recogen la primera edición española (Madrid, 1784-1806), más la última parte de la edición de Parma que la completó.
  • Juan Andrés Han debido transcurrir doscientos años para que vuelva a ver la luz uno de los monumentos mayores de la moderna historiografía de Occidente. La obra del abate Juan Andrés (Planes, Alicante, 1740-Roma, 1817) es una pieza cumbre de la historiografía literaria y cultural. Única tanto por su método comparatista, que pretende reconstruir el contexto causal-histórico de la cultura, como por su objeto, de naturaleza universalizadora. El plan de publicación, bajo el cuidado del profesor Pedro Aullón de Haro, ha dispuesto su organización en seis volúmenes, que recogen la primera edición española (Madrid, 1784-1806), más la última parte de la edición de Parma que la completó.
  • Juan Andrés Han debido transcurrir doscientos años para que vuelva a ver la luz uno de los monumentos mayores de la moderna historiografía de Occidente. La obra del abate Juan Andrés (Planes, Alicante, 1740-Roma, 1817) es una pieza cumbre de la historiografía literaria y cultural. Única tanto por su método comparatista, que pretende reconstruir el contexto causal-histórico de la cultura, como por su objeto, de naturaleza universalizadora. El plan de publicación, bajo el cuidado del profesor Pedro Aullón de Haro, ha dispuesto su organización en seis volúmenes, que recogen la primera edición española (Madrid, 1784-1806), más la última parte de la edición de Parma que la completó.