Autores

  • Marcel Proust 472 páginas A la sombra de las muchachas en flor describe el itinerario de un doble aprendizaje: erótico y artístico. El papel de iniciadora corresponde a Gilberte y la historia de la pasión que ella inspira al narrador constituye la parte central del libro. En este episodio, segunda entrega de la magna obra de Proust En busca del tiempo perdido, el autor describe el cortejo adolescente y el contraste entre la espera febril de la persona amada y la desilusión que su presencia provoca, con el consiguiente aplazamiento continuo de las esperanzas y la imposibilidad de vivir la felicidad como momento actual. Ilusiones y falsas pistas diseminadas en el camino seguido por el narrador se dirigen al descubrimiento final de la verdad, ya que en el pesimista universo proustiano esta resulta ser una concesión caprichosa e imprevisible, como un don gratuito, ante el cual la única actitud válida es la disponibilidad. La novela tiene dos partes bien diferenciadas: en primer lugar, la narración de los sinsabores de su primer enamoramiento, dirigido, precisamente, hacia la hija de Swann (protagonista del primer tomo); y, en segundo lugar, la descripción de todas las peripecias vividas en unas vacaciones en el balneario de Balbec.  
  • Iñaki Sainz de Murieta y Miguel Berzosa 84 páginas

    Kanideren abenturak bildumaren bigarren liburu honetan, gure protagonistak bere bizitza nolakoa den erakusten jarraituko du. Bere azalpenei esker, bere bizimodua hobeto ezagutuko dugu, bai eta nolakoak diren komunitatearen bizitzako jarduera garrantzitsuenak, ehiza, zizelkatze teknikak edo bere antzinako errituak kasu.

  • Kanideren abenturak. Zaldien koba

    8,00 14,00 
    Iñaki Sainz de Murieta y Miguel Berzosa 88 páginas

    Kanideren abenturak bildumaren lehen liburu honetan, gure protagonistaren begirada dinamikoa eta pertsonalistari esker, gure historiaurrearen nondik norakoak ezagutuko ditugu, besteak beste, labar-pinturen garrantzia eta esanahia ezagutuz, zeharka, bizitza eta naturarekiko errespetua zein baloreak lantzen direlarik.

     
  • Cicerón 64 páginas

    “La amistad no es más que la igualdad de pareceres en todos los asuntos, divinos o humanos, unida a la benevolencia y el cariño mutuos: a excepción de la sabiduría, no sé si los dioses han concedido a los humanos ninguna otra cosa mejor que esta. Hay quienes prefieren la riqueza, otros la buena salud, estos el poder, aquellos los cargos políticos e incluso hay muchos que anteponen sus caprichos, si bien esto último es propio de las bestias.”

  • La Odisea

    14,95 
    Homero 402 páginas

    La Odisea es un poema épico compuesto por veinticuatro cantos, atribuido al poeta griego Homero, y está considerado como uno de los primeros textos de la épica grecolatina y, por tanto, de la literatura occidental. El libro, escrito originalmente en lo que se ha llamado dialecto homérico, narra la vuelta a casa (la isla de Ítaca) del héroe griego Odiseo (Ulises al modo latino) después de la guerra de Troya. Ulises, que antes de partir a la batalla era rey de la isla, tarda diez años en regresar, un periodo en el que su hijo Telémaco y su esposa Penélope tienen que tolerar a los pretendientes que quieren casarse con ella (pues creen al héroe muerto) y que están acabando con los bienes de su familia. En el viaje el rey de Ítaca debe hacer frente a numerosos peligros y aventuras, que logra sortear gracias a su astucia e inteligencia y a la ayuda de Palas Atenea, hija de Zeus.

  • Marcel Proust 380 páginas Para muchos historiadores y críticos En busca del tiempo perdido no sólo es una obra cumbre de las letras francesas del siglo xx, sino también una de las más grandes creaciones literarias de todas las épocas, en la que la trasposición en el relato de la vida de Marcel Proust (1871-1922), así como de personajes y ambientes sociales de su tiempo, dio forma a un nuevo y fecundo camino en el campo de la novela. Por el camino de Swann es el primer volumen de la serie que completan, por este orden: A la sombra de las muchachas en flor, El mundo de Guermantes, Sodoma y Gomorra, La prisionera, La fugitiva y El tiempo recobrado. El narrador, joven hipersensible perteneciente a una familia burguesa de París de principios del siglo XX, quiere ser escritor. Sin embargo, las tentaciones mundanas le desvían de su primer objetivo; atraído por el brillo de la aristocracia o de los lugares de veraneo de moda (como Balbec, ciudad imaginaria de la costa normanda), crece a la vez que descubre el mundo, el amor, y la existencia de la homosexualidad. La enfermedad y la guerra, que le apartarán del mundo, también propiciarán que tome conciencia de la extrema vanidad de las tentaciones mundanas y de su aptitud para llegar a ser escritor y ser capaz de fijar el tiempo perdido. Este primer volumen empieza con pensamientos del narrador acerca de su dificultad para conciliar el sueño («Mucho tiempo llevo acostándome temprano»). En esta primera parte se encuentra el famoso fragmento en el que revive literalmente un episodio de su infancia, mientras toma una magdalena mojada en el té. Estas líneas se han convertido quizá en las más conocidas de Proust y reflejan el tratamiento que hace Proust de la memoria involuntaria a lo largo de toda su obra.
  • Biografía. San Ignacio de Loyola

    8,00 18,90 
    Texto recogido por el P. Luis Gonçalvez da Câmara 68 páginas

    Durante el período de 1553 a 1555, Ignacio le dictó su biografía a su secretario, el Padre Gonçalves da Câmara. Esta Autobiografía es una pieza importante para entender sus Ejercicios espirituales y todo su pensamiento. El original quedó archivado e inédito durante 150 años, hasta que los bolandistas publicaron el Relato del Peregrino en Acta Sanctorum. En su viaje a Roma sucede un hecho importante en la vida de Ignacio, ya que en La Storta, localidad al norte de Roma, tiene una experiencia espiritual de excepcional trascendencia, que recoge así: Tuvo tal mutación en su alma y ha visto tan claramente que el Padre le ponía con Cristo, su Hijo, que no sería capaz de dudar de que el Padre le ponía con su Hijo. Con esta expresión reveló la unión que desde entonces sintió con Cristo.

  • Los hermanos Karamazov

    9,00 21,90 
    Fiódor Dostoyevski 764 páginas

    Los hermanos Karamazov es la última obra del gran escritor Fiódor Dostoyevski, donde el genial autor expone un cuadro acabado de la sociedad rusa de mediados del siglo XIX. Dostoyevski es el maestro por excelencia en pintar con palabras cómo las personas establecen relaciones perversas, se manipulan y corrompen por dinero, y manifiestan pasiones bestiales. En esta novela se resume la preocupación filosófica y religiosa de Dostoyevski: la hermandad universal, la salida de una Rusia “bárbara” y la recuperación de un verdadero sentimiento religioso.

  • El caballero de Olmedo

    7,00 17,90 
    Lope de Vega 128 páginas

    El caballero de Olmedo es una obra de teatro de Lope de Vega escrita seguramente entre 1620 y 1625 y basada, como otras del mismo autor, en una canción popular:

    Que de noche le mataron al Caballero, la gala de Medina, la flor de Olmedo.

    La obra suele clasificarse como una tragedia (o tragicomedia), ya que introduce elementos propios de este género en su tradición clásica, como la presencia de un coro, el desenlace fatal de su protagonista o la temática del destino como fuerza inexorable que se impone a los personajes. Pese a ello, los dos primeros actos de la obra contienen muchos elementos en común con otras comedias lopescas de tema romántico.

  • Lady Nicotina

    8,00 19,95 
    J.M. Barrie 140 páginas

    En Lady Nicotina, el conocidísimo autor de Peter Pan nos presenta a un personaje que después de su matrimonio ha tenido que dejar de fumar y que, aunque intenta convencerse de las bondades de su nueva situación, no puede evitar recordar sus años de soltero y las pipas que ha fumado con sus amigos. Después de una pormenorizada descripción de todos sus artilugios de devoto fumador, el protagonista hace un retrato de los amigos con quienes ha compartido tantos momentos entrañables y describe una serie de episodios vividos con ellos, siempre con el tabaco como hilo conductor.

  • Sigmund Freud 162 páginas

    “Los cuatro ensayos reunidos en estas páginas están orientados a despertar el interés de un amplio círculo de lectores ilustrados, pero, en verdad, no podrán ser comprendidos y apreciados excepto por aquellos pocos que ya no son extraños a la naturaleza esencial del psicoanálisis. Buscan llenar la brecha entre estudiantes de materias tales como antropología social, filología y folklore, por un lado, y psicoanalistas, por el otro […]. Se hallará que los dos temas principales de los que derivó el título del libro –totems y tabúes– no han recibido igual trato. El análisis de los tabúes se ha adelantado en forma de intentar una segura y exhaustiva solución al problema. La investigación del totemismo no puede menos que declarar: "aquí está lo que el psicoanálisis ha podido contribuir para elucidar el problema del tótem’. La diferencia estriba en el hecho que aún hay tabúes entre nosotros.”

  • El estudiante de Salamanca

    7,00 17,90 
    José de Espronceda Edición de Jesús María Barrajón 194 páginas

    En El estudiante de Salamanca, Espronceda construye un personaje, don Félix de Montemar, que, aunque tomado de la tradición popular y literaria sobre la figura del burlador de mujeres, se alza como uno de los mejores símbolos de la concepción romántica sobre la existencia humana. Desde la posición inicial de un donjuán bravucón y pendenciero, el narrador de esta historia nos lo presenta, tras la muerte de Elvira, empeñado en la fatal empresa por descubrir el misterio que encierra la figura cubierta por el blanco velo. De este modo, Espronceda dibuja con su personaje el símbolo del ser humano como una “fábrica frágil de materia impura”, cuya alma, sin embargo, lucha por desprenderse de los límites que lo aprisionan. En este sentido, la obra es un raro ejemplo, por inhabitual, del Romanticismo profundo, extraño en las letras españolas, y que en esta obra convive con algo mucho más frecuente en los escritores y obras del periodo: la saturación expresiva en el estilo y la facilidad versificadora de su autor.