Reseña de Las arterias de don Fernando

Las arterias de Don Fernando, primera novela de Gloria Macher,  es una peculiar historia situada en Lima y en un pueblo de la cordillera andina, de donde procede el protagonista: un hombre de raza indígena, un cholo, de extracción muy humilde, que llega a la capital no como el típico hombre de campo iletrado y menesteroso que busca una oportunidad en un trabajo inferior, sino con miras mucho más altas, con la clara ambición de llegar a la cima de la alta   sociedad limeña, después de un singular episodio que le hace poseedor de una inesperada fortuna.

Para dar satisfacción a esa especie de enfermedad que es su ansia de posición y riqueza, se valdrá de todas las argucias. El fin justifica los medios. En su afilada mente, la felicidad vive asimilada a la riqueza, la posición social, la cultura, el lujo y el refinamiento como formas de suplir sus carencias de abolengo y apellidos. Lejos de enfrentarse a las rancias costumbres de las clases privilegiadas, principal barrera para sus aspiraciones, las acepta con gusto, sabedor de que un día estarán de su parte y podrá contarse entre sus miembros. Un talento superior, cínico, desconsiderado, despiadado y un mal entendido golpe de suerte van a hacer que consiga su objetivo.

Una historia intensa, que nos hace permanecer expectantes, interesados, sin que la acción decaiga en ningún momento, como si la empecinada y rápida ascensión del protagonista diera impulso a la trama y nos llevara en volandas hasta la última página. Tan importantes son las palabras como la tensión narrativa. Una literatura donde todo tiene su porqué, a salvo de gestos inútiles, donde se mezclan la comedia y el drama, situaciones jocosas con reflexiones  sutiles, que sirven para ofrecernos de una forma valiente la descarnada realidad.

Y, salpicando la prosa brillante, inteligente y precisa de Gloria Macher, que utiliza un estilo directo, sin ambages ni licencias extraliterarias, aparecen amables notas de humor que reconcilian al lector con el retorcido entramado psicológico del protagonista. Impecable también la descripción de sus rasgos físicos para entender al astuto y falaz Efraín González Cajacay,

En definitiva, una gran novela, ficción en prosa auténtica,  hecha con materiales de buena literatura, que espero que tenga la buena acogida que se merece.

Consiguió el Premio Internacional Latino Book Award 2014

Rosario Martínez

Las arterias de don Fernando

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios