Reseña de «El Monte», de Lydia Cabrera

Carlos Olivares Baró reseña en “El Convite” de el diario “La Razón” la obra de la escritora de origen cubano Lydia Cabrera, “El Monte”

Lydia Cabrera (La Habana, Cuba, 1900 – Miami, Estados Unidos, 1991), destacada discípula de Fernando Ortiz, es una figura imprescindible dentro de la etnología y la antropología de la Isla. Con estudios en Francia, sus investigaciones sobre la presencia de la cultura africana en Cuba, en sus fuentes lingüísticas y antropológicas, conforman un inventario de ineludible consulta para conocer todos los índices del folclor afrocubano. Reconocida por María Zambrano, Octavio Paz y Roger Bastide, entre otros, Federico García Lorca le dedica La casada infiel (“A Lydia Cabrera y su negrita”).

El Monte. Notas sobre las religiones, la magia, las supersticiones y el folklore de los negros criollos y del pueblo de Cuba (Editorial Verbum, 2016) constituye un suceso muy significativo para la cultura de la mayor isla del Caribe. Manual que ha tenido múltiples impresiones desde 1954, es catalogado como “la Biblia de las religiones afrocubana”. “En mis investigaciones lo más importante era desentrañar la huella profunda y viva que dejaron los conceptos mágicos y religiosos, las creencias y prácticas de los negros importados de África”, decía la también narradora, responsable del hermoso cuaderno, Cuentos Negros de Cuba.

Cuidadosa factura de editorial Verbum que recoge: “Al Lector” (prólogo de la primera edición, dedicado “A Fernando Ortiz con afecto fraternal”), rubricado por Lydia Cabrera en 1954, seguido de Xacápites (“El Monte”, “Bilongo”, “Oluwa Ewé: el dueño del monte”, “El tributo al dueño del monte”, “Cómo se prepara una Nganga”, “El Tesoro mágico y medicinal de Osain y Tata Nfindo”, “La ceiba”, “Ukano Beconsí”, “La palma real”, “Ukanao Mambre”) complementado de un “Índice de plantas” (medicinales y para uso en los rituales santeros).

Reseña de «El Monte», de Lydia Cabrera Clic para tuitear

La colaboradora de Cahiers du Sud y Orígenes se vio obligada a conquistar la intimidad de sus informantes, quienes coleccionaban recelosamente el secreto de sus rituales, fábulas y tradiciones. Difícil investigación de campo que la llevó a viajar por numerosos pueblos y ciudades (La Habana, Trinidad, Las Villas, Matanzas…). Indagación en lo lucumí, congo (yoruba y bantú) determinante para deslindarlo del ñañiguismo. Ensayo etnológico imprescindible: mapa místico: retrato exhaustivo de la cubanía.

Carlos Olivares Baró.

carlosolivaresbaro@hotmail.com

 

La reseña original la puedes leer aquí:

http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=343363

 

El libro:

El monte

 

¿Te ha gustado esta reseña? Déjanos tu opinión.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios