Reseña de «De Madrid, al cielo» en Corresponsales ACPI

Jorge de Arco reseña en Corresponsales ACPI la antología de poemas «De Madrid, al cielo», editada con motivo de la celebración del Festival Internacional de Poesía 2016.

Cuando el otoño va ganando terreno y su luz cobriza va cerniéndose sobre Madrid, el color de su cielo se torna inolvidable. Sus reflejos pueblan de luz la memoria y es fácil volver a la infancia de los parques, al placer de contemplar, boca arriba, el pasar de puntillas de los días, con sabor a felicidad y sosiego.

En sus amaneceres silenciosos pareciera que Madrid se vuelve fábula de poetas, y de nuevo el príncipe Ocno Bianor nos resucitara del olvido aquella ciudad griega que hizo llamar Mantua para honrar a su madre. Después sería Mantua Carpetananorum -para diferenciarla de la italiana- y también Viseria, Ursaria u Orsaria, por la abundancia de osos en estos territorios para más tarde hacerse arábiga y Magerit, “madre del saber”, “lugar de aires y vientos saludables”.

Siempre he vivido en esta villa de asombros, de madroños, de inauditos remedios para cualquier mal. Y en ella he saldado amoríos y soledades, y de ella me he alejado muchas veces, para siempre volver… “Adiós, Madrid; adiós tu prado y fuentes/ que manan néctar, llueven ambrosía”, escribió Cervantes.

Porque Madrid hace ausencia en quien debe abandonarla, y la melancolía del que marcha se volverá deseo de retornar, de alzarse de nuevo entre sus secretos, al mediodía o en la medianoche, cosida su alma a la de esta metrópoli heroica. “A la luz que tus aires aposenta/ Cervantes le dio voz, Velázquez brío/ Quevedo sombras, Calderón afrenta/ rodeando las llamas su vacío./ Y Goya con sutil mano violenta/ máscara de garboso señorío”, dejó dicho Bergamín.

Tantos ilustres personajes han sido testigos de su hálito acogedor y tantos han vertido sobre ella pluma, pincel, inspiración… En este siglo veintiuno, Madrid nos sigue llenando con su misterio, con sus sueños, y fiel a su capitalidad permanece como marco indispensable para muchas y muy variadas iniciativas culturales.

Ahora, con la reciente publicación de “De Madrid, al cielo” (Editorial Verbum, 2016), esta metrópolis de aliento único retoma su autenticidad lírica.

La antología que me ocupa recoge más de sesenta voces que dedican su cántico a esta valerosa y sugestiva urbe. Se abre el volumen con textos de Luis de Góngora, Tirso de Molina, Francisco de Quevedo, Calderón de la Barca…, para después memorar el decir de Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, Miguel Hernández…, y dar paso a un buen número de poetas hispanoamericanos como el uruguayo Mario Benedetti, la argentina María Dinova, los peruanos Alfredo Perez Alencart y Segundo Hoyos Campos, el guatemalteco Héctor Rodas Andrade, la ecuatoriana Siomara España o la colombiana Andrea Naranjo Merino, que escribe en su poema “Movida”:

La noche pasó

como pasa la vigilia

entre el sueño y la distancia.

La movida aún se yergue

en una calle de grandes fauces

junto al viaje que recluyó

el hidalgo en su memoria. 

Mas no acaba aquí la nómina nacional ni internacional, pues también los textos de Cecilia Álvarez Ángel Guinda, Juan Carlos Mestre, Ángel Petisme, Beatriz Hernanz, Almudena Guzmán, Nuria Ruiz de Viñaspre Beatriz Villacañas o Verónica Aranda…, se unen a los de los iraquíes Abdul Hadi Sadoun y Muhsin Al-Ramli, el saudí Saleh Zamanan, el cubano Luis Rafael o el puertorriqueño Mario

Antonio Rosa:
Madrid, de mis encuentros, Madrid, de mis insomnios.

Ciudad abierta en la herida alegre de las voces, cuerpo de aire,

que se posa de espejos en la lengua de los ojos

para cantarte.

 Reseña de «De Madrid, al cielo» en Corresponsales ACPI Clic para tuitear

El escritor ibicenco José Manuel Lucía Megías afirma en su prefacio que este Madrid “es de todos porque a nadie pertenece, a nadie nunca ha pertenecido. Un Madrid que es de encuentro y de sueños, de esperanzas y de realidades. Un Madrid que es un cruce de caminos donde no tiene sentido la palabra extranjero. Un Madrid que es vida y que da vida a quien sueña”.

Y a buen seguro que continuará dándola, pues en su callar y en su bullicio, en su eterno pálpito, habrá segura lumbre que siga encendiendo el alma poética.

Ya está abierta la convocatoria del Festival Internacional de Poesía de Madrid 2017http://festivalinternacionaldepoesiademadrid.weebly.com/noticias/convocatoria-fipmad-2017

 

El libro:

De Madrid, al cielo

 

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu opinión.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios