Presentación del libro de Gloria Carrasco Fernández, Adela y los pájaros

El pasado 9 de Mayo se realizó en la Casa del Libro de Fuencarral la presentación del libro infantil de Gloria Carrasco «Adela y los pájaros». Soledad Obispo Yela, profesorá de idiomas, que le acompañó en el evento nos deja el discurso que realizó durante el acto:

Amiga y antigua alumna de la Escuela Oficial de Idiomas de Madrid-Villaverde -donde obtuvo la máxima certificación en francés e inglés, Gloria se dedica con pasión a la enseñanza, aunque ésta es sólo una de sus múltiples facetas; yo sabía también de su amor por la literatura y sospechaba que escribía cuentos, pensando siempre en los niños a los que Gloria tan bien conoce.

Ahora, tras la lectura de Adela y los pájaros, he descubierto a toda una escritora que ha conseguido en este cuento-relato plasmar con exquisita sensibilidad poética una serie de valores que Gloria transmite a los niños –y menos niños- con los que trabaja en la escuela día a día.

 

“Todo empezó cuando mi padre nos dejó. “

 

Ésta es la primera frase con la que Adela, la protagonista, nos introduce en su mundo interior y su vida, en la que hay dolor por el abandono, acoso en la escuela, y una modesta familia que pelea por sortear los dificultades cotidianas: la mamá trabaja como limpiadora y la niña tiene que acomodarse en la estrechez de la vivienda para estudiar.

Con una sencilla y precisa frase, la autora nos traslada a ese mundo del que Adela es enteramente consciente cuando por ejemplo habla de una excursión al campo:

“Llevábamos la comida preparada para evitar gastar en un restaurante.”

A lo largo del viaje en el que acompañamos a Adela, su entrañable amistad con Dora, la señora de 80 años a la que también cuida su madre, abre las puertas a la imaginación y la creación de un mundo pespunteando por los pajarillos que vuelan de verso en verso a través de 16 poemas y salen al paso de la niña envolviéndola con su mágico cantar. Las ilustraciones del cuento dan fe de la frescura, sensibilidad y bondad de la autora.

    

      

Pero Gloria se atreve también a abordar en este cuento temas delicados y desafortunadamente muy actuales como el acoso escolar, el abandono, las familias monoparentales, la vejez, la codicia, la indiferencia y la ceguera para con las personas que sufren estos problemas.

Con todo, la esperanza es el tejido en el que se entrelaza todo el relato: así es la amistad entre Adela y Dora, la una enriqueciéndose con la otra mientras crecen la confianza y el cariño. A partir de ahí, el horizonte se ensancha y Adela presencia el milagro que ilustra y confirma su transformación así como el descubrimiento, nada más y nada menos, de la alegría de vivir y la felicidad.

Con un pequeño gorrión

me topé yo una mañana.

No voló ni se movió.

En el suelo descansaba.

 

Me acerqué, lo acaricié.

Hizo un pequeño amago.

Un milagro presencié,

pues lo cogí con mi mano

y voló, voló y volé.

Presentación del libro de Gloria Carrasco Fernández, Adela y los pájaros, 2017, Verbum.

Soledad Obispo Yela.

 

El libro:

Adela y los pájaros

 

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos un comentario.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con un asterisco son obligatorios